En el siglo pasado, los distribuidores de motocicletas, cansados de experimentar cómo dejaban de vender sus vehículos cuando llegaba el mal tiempo, se dieron a la tarea de crear una unidad que fuera más segura.

El primer intento fue en los años 70’s con los triciclos motorizados, también llamados trike. Este tipo de vehículos se popularizaron de tal forma que en pocos años se habían extendido de forma masiva en Estados Unidos.

Sin embargo, dejaron de fabricarse en 1988, porque no se cumplió con el objetivo de la seguridad, por el elevado número de accidentes en Estados Unidos, provocados por el exceso de velocidad o por la inexperiencia de los conductores.

Después surgieron los ATV/Quads, o cuatrimotos, vehículos de cuatro ruedas, muy especiales por su rendimiento, fiabilidad y respuesta a distintas exigencias de diferentes tipos de usuarios.

Son multifuncionales en cuanto a sus prestaciones y se les puede ver trepando caminos angostos, circulando sobre superficies arenosas, cruzando arroyos o atravesando frondosos bosques. Lo que también las ha hecho ideales para competiciones deportivas.

Su potente motor y una flexible combinación de la caja de cambios automática son la característica para superar terrenos donde otros vehículos no deben adentrarse o no pueden hacerlo.

También existe el cuatriciclo, fabricado como vehículo de trabajo, su aspecto es más cuadrado, casi todos tienen reductoras, cambio automático, tracción a las 4 ruedas, ya sea permanente o temporal, disponen de planos de carga delante y detrás, pueden arrastrar remolques y equipos de trabajo.


Artículo creado con información de extremcuatris.blogspot.com.